Tomando café #10 La costilla

Adán:

 “Ansioso busqué compañía.

 Anduve por el paraíso queriendo ver a un ser que se me pareciera,

pero ninguno igual a mi.

Lo soñaba.

De pronto en una mañana sentí un aliento tibio en mi nuca, volteé mi espalda y la encontré. La llamé mujer”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*